24 jun. 2018

Abanderado

Una foto. En la foto hay un chico de 11, 12 años. Va descalzo. Es morocho. Lleva un guardapolvo blanco pero polvoriento. Se llama Jose o Pedro, que se yo. Aparece descalzo y con guardapolvo y con pantalones raidos. Tambien lleva tierra, del camino, en el pelo. Es una de las tantas caras de la pobreza. Lleva una banda y una bandera. Es abanderado. Es mejor promedio. ¿esta en una nota en el diario? Si. Pedro gano una feria de ciencias, o va a ir al mundial de matematicas en Qatar. ¿Quien sabe? Si señor, si señora, es maravilloso. Y humilde, no sabe que humilde. Camina 10 kilometros por dia para llegar a su escuelita. Cruza nadando dos arrollos. Si si, descalzo, como lo ve en la foto. Vive en un ranchito. Tiene 3 hermanas y 2 hermanitos. Hijo de changueros, de golondrinas, de peones de campo, o algo asi, y sin embargo fijese, que dedicado, que estudioso. Si se quiere, se puede. Es cuestion de voluntad, de aplicarse, de trabajar, ¿o no? Sabe lo que pasa, señora, que en este pais quieren todo de arriba. Hay mucho mantenido, muchos que quieren todo facil, que no se esfuerzan. Mirenlo a Pedrito, sino. Un orgullo, un ejemplo a imitar. A Qatar al mundial de astrofisica, y lo hizo todo en patas, malnutrido y con dolor de panza, sin agua corriente, con colera, sin luz electrica. ¿planes de salud, computadoras, educacion, asfaltado, cloacas? Puras tonterias. Pedrito el abanderado las desmiente a todas. Aca Necesitamos gente asi, todos chicos asi, pobres pero esforzados, precarios pero dignos, H-O-N-R-A-D-O-S, esa es la palabra, ¿o usted que se cree, que Pedrito salia del colegio y se iba a perder tiempo tomando escuelas o haciendo marchas? No señora, no. De la casa al colegio y del colegio a la casa, 5 kilometros de ida y cinco de vuelta. Nunca se desvio del camino, nunca falto, nunca llego tarde. Aca el que no va a Qatar es porque no quiere.

13 jun. 2018

Dialogo con una Tumba

"La muerte sólo será triste para los que no han pensado en ella"

François de Salignac de la Mothe



- Que estes bien, viejo, donde quiera que estes - le dije. Mi padre habia muerto hacia poco. Le hablaba a una lapida en la Chacarita.
- No se puede estar bien en cualquier lado - me dijo una voz. Por un momento senti un vacio en el estomago, un mareo, un sudor frio en la cara. Supongo que me debo haber puesto palido, blanco como un papel. Si esa sensacion hubiese durado un poco mas, seguramente me hubiese muerto ahi, al lado de la tumba de mi viejo, de un sincope. Por suerte para mi, algo dentro mio (me imagino mi razon o mi sentido comun) hizo el clic inaudible del razonamiento, y comprendi que habia alguien acostado detras de las lapidas.
- Como no salgas de ahi el que va a estar muy mal sos vos - lo amenaze, aun agitado y temblando.
- El espacio entre las tumbas no le pertenece a nadie o, si le pertenece, le pertenece a la Muerte - dijo la voz, y agrego - Asi que yo estoy en mi sitio.
- ¿y yo? - le pregunte, sin saber muy bien por que.
- Vos tambien estas bien donde estas, por ahora - dijo la voz. Era una voz masculina y avejentada, rasposa. - tarde o temprano vas a estar aca tambien, asi que no hay apuro - agrego.
- ¿que haces tirado ahi atras? - le pregunte, un poco volviendo en mi. Me asome detras de la lapida y vi que, en el espacio de cemento que habia entre los nichos, que formaba un cuadrado casi perfecto de nada, habia hechado, entre una pila de frazadas sucias y pedazos de carbon, lo que parecia ser un mendigo. Iba vestido de verde o de un marron sucio. De espaldas como estaba, era imposible verle el rostro.
- Duermo la siesta - me respondio, y luego dijo - Cabra coja no quiere siesta y si la quiere, mucho le cuesta.
- ¿adivinanzas? - pregunte
- Comida sin siesta, campana sin badajo. Cuando un fraile se molesta, o bien no comio bien, o bien no durmio siesta. De la fiesta a la siesta va el gato negro. En Abril dos horas de siesta es morir. En la siesta y en en el juego se conoce al caballero - dijo el mendigo en una seguidilla de chanzas.
- ¿pero quien sos, que haces durmiendo aca? - volvi a preguntarle, irritado.
- El muerto al hoyo y el vivo al bollo - dijo el mendigo soltando una carcajada.
- Te voy a sacar de ahi a patadas en el culo - le dije, y ya me disponia a pasar un pie por encima de la tumba cuando la voz del mendigo me detuvo.
- No te lo aconsejaria - me dijo - Dije los muertos al hoyo y los vivos al bollo, y vos sos un vivo barbaro, asi que quedate ahi. Mira que de este lado no hay pasaje de vuelta.
- A mi no me va a pasar nada - le dije - siempre son los demas los que se mueren.
- Marcel Duchamp - dijo el mendigo.
- Asi es. Sos un mendigo culto - le dije sonriendo.
- Siempre se me graba lo que dicen de mi - dijo el. - Pero no te creas inmune. Despues de todo, la muerte puede consistir tambien en ir perdiendo la costumbre de vivir.
- Cesar Gonzales Ruano - retruque yo.
- Ya te decia yo que sos un vivo barbaro. Ya habras adivinado quien soy -dijo el mendigo. Sonrei ante la idea, tan hollywoodense.
- Supongamos que te creo - le dije para seguirle el juego - yo esperaba un angel palido o el tipico esqueleto con capucha y guadaña. ¿por que un mendigo? Sos una version bastante tercermundista - me burle.
- Pascal, que ya es de los mios, dijo una vez que la naturaleza humana es la del movimiento. En esto, seguia a Aristoteles, otro viejo amigo. No es raro entonces que la mia sea la del reposo absoluto. Ademas con esta pinta casi no me ven venir. La mejor manera de ganar mucho es pretendiendo que se quiere poco.
- ¿y como te llevas a los tuyos sin la guadaña? - le pregunte.
- Tengo una 22 corta por algun lado - me dijo - Ademas, en esta epoca, yo no voy a buscar a nadie. Ahora me vienen a buscar a mi. La gente de antes no queria morirse, la gente de hoy directamente no quiere vivir.
- Sea. - le dije - Y se puede saber porque su señoria me hace el honor del encuentro - pregunte con tono burlon.
- Yo no te hago ningun honor querido - me respondio - yo solo estaba aca aprovechando el solcito para echar una siestita, y de repente te escuche hablarle en voz alta a una tumba, lo cual es ridiculo, si me permitis la opinion profesional. Ademas, hay otra cosa.
- ¿cual?
- Vos y yo tenemos algo en comun: Ambos somos filosofos.
- ¿Filosofos? Yo mas bien estudie filosofia, que es otra cosa.
- Te gusta reflexionar y hacer reflexionar - me dijo - A mi, por el contrario, no me gusta, pero lo hago queriendo o no queriendo.
- Asi que sos un benefactor - le dije.
- Eso parece - se burlo el.
- Y sin embargo muchos te consideran si no uno, el mas grande de los males de la humanidad.
- Gentes simples - me respondio - Su mayor mal no soy yo, sino el miedo que me tienen.
- ¿seria mejor que vivamos como los animales, completamente ignorantes de lo que les espera? La conciencia de la finitud es uno de nuestros mayores logros - le explique.
- Ya quisieran ustedes vivir como el resto de sus hermanos - se burlo el - y si no pueden no es por esa afamada conciencia, sino precisamente por la forzada inconciencia que quieren tener sobre su tiempo de vida.
- ¿como es eso? - le pregunte.
- Dicen ser concientes de la muerte, pero viven como si nunca fuesen a morirse. Actuan como si nada fuera a morir. Como si el mundo se rigiera por sus ideas de inmortalidad y permanencia. Como no comprenden la muerte, como no la aceptan y como una buena parte de ustedes no quiere siquiera pensar en ella, tampoco comprenden la vida.
- Para comprender la vida hace falta pensar en la vida, no en la muerte. - lo contradije.
- Para nada. La vida es un fenomeno finito y temporal, aislado entre dos eternidades de nada. Son burbujas de aire, siempre a punto de romperse, flotando en una inmensidad de nada. Para apreciar la naturaleza es necesario el clarobscuro. Demasiada luz o demasiada sombra enceguecen.
- Pero es imposible valuar la vida y la existencia contrapesandola con esas eternidades de nada que vos mencionas. Esas eternidades son inmensurables, incomprensibles. ¿que es la nada? ¿que es la muerte? Son nociones vacias, no podemos entenderlas. Solo las podemos comprender como negaciones logicas de la vida y la existencia. Y entonces, ahi esta de vuelta la vida, solita y sola, como unico patron para guiarnos. La vida se valua a si misma, desde si misma y para si misma.
- No es una mala postura - convino el - siempre y cuando aceptes que la vida tiene fin y principio, como una obra de teatro. Y siempre que adviertas que, como obra de teatro que es, lo importante es representarla bien y no cuanto tiempo dura o cuanto recauda. Yo soy el garante de toda verdadera moral. Y si no, preguntale a nuestro amigo Socrates.
- Y sin embargo, mucha mas gente es la que piensa que Jesus, uno que se te escapo de la fiesta, es el maestro de la moral por excelencia.
- Jesus es un pelele - me dijo el mendigo, molesto - ¿que moral puede enseñarte un inmortal que viene de la eternidad y se va a volver a ella apenas lo crucifiques o lo que sea? La etica de los dioses no les sirve de nada a ustedes porque, a diferencia de Jesus, ninguno de ustedes va a resucitar. Nunca conoci a nadie que lo haya hecho. Dejame decirte que si existio ese Jesus, jamas lo tuve en mi lista, por lo cual puedo asegurarte que morir, lo que se dice morir, no murio jamas; Porque morir se muere una sola vez, de una vez y para siempre. De eso mismo se trata.
- Y si no estaba muerto, ¿que succedio con el? - pregunte intrigado por el giro de la charla.
- Estaria dormido o desmayado, quien sabe. Yo no lo conozco. Los dioses no mueren. Y si muriesen, su muerte no seria la misma que la de los hombres, por lo cual la moral divina seguiria siendo inutil. Y hablando de muertes, ¿sabias que no es la misma muerta la de los animales que la de la de los hombres?
- No sabia que habia diferentes clases.
- Es lo normal si hay diferentes seres - me reprocho el mendigo - En los animales la muerte es como el simple y natural desgaste, algo muy parecido a la destruccion de la piedra. En los hombres, en cambio, es eso y tambien es la destruccion de la conciencia, del proceso dialectico. Y si bien todos los seres mueren, solamente el hombre es un ser mortal. Tal vez por eso, o por la feroz represion de esa condicion de ser mortales, es que sean tambien ustedes tan mortiferos, mucho mas que yo - rio el mendigo.
- Entiendo. Sos poco claro. Pero me imagino que cuando decis que solo nosotros somos mortales queres decir que solo el hombre existe como un ser que sabe que puede morir en cualquier momento.
- Y no solo eso. Tambien saben, por desgracia, el grado exacto de mortalidad de los demas seres. Ese conocimiento, que ahora es de dominio publico, era en otras epocas un secreto de sumario.
- ¿un secreto de quien? - pregunte.
- ¡Mio, por supuesto! - me grito el mendigo - ¿por que crees que estoy como un mendigo, hecho una piltrafa? En los ultimos siglos la humanidad me ha ido robando, una a una, todas mis posesiones. Estan acabando tan rapido con la vida que van a terminar acabando tambien conmigo.
Ante semejante acusacion, de la que honestamente me sabia merecedor en cuanto ejemplar de la especie humana, no supe que responder. Como el mendigo tampoco renaudo la conversacion, me quede en silencio. El viento frio comenzo a soplar y los rayos del sol fueron pasando de amarillo oro a anaranjado. Los cementerios eran siempre tan silenciosos como su metafora, y lo unico que podia escuchar eran los ronquidos de aquel mendigo demente. Era mejor irme, pense. Los cementerios nunca son buenos lugares para pasar la noche.





4 jun. 2018

Dijo Platon por algun lado
que saber una cosa es poder enseñarla
Y eso esta muy bien pero entonces diganme
como hacia mi viejo
para demostrarnos ciertas cosas
de las que no tenia ni idea

porque mi viejo me enseño algunas cosas
unas buenas otras malas
pero de muchas de ellas
sabia poco o no sabia nada.

Me enseño, por ejemplo,
(sin jamas leer a Baudelaire)
que la embriaguez es un estado del alma.
y que una garrapatea es la mitad
de la mitad de una Fusa.
y que esto es lo mismo
que ciento veintiocho redondas.
y que una redonda son cuatro negras
y que la poesia empieza no por las palabras
sino por un estado musical del sujeto
aunque para el "sujeto" no era otra cosa
que sinonimo de "bien atado"
y de Estetica mas que "nada"
yo diria que sabia "un carajo".

y entonces un dia empezaba:
resulta que Charly Garcia esto
y que el flaco Spinetta esto otro
y que la diferencia entre no querer y no poder dormir
o que una noche puede ser infinitamente larga
o desoladoramente corta;

y que la gente cambia o no cambia
aunque casi siempre lo segundo
y que es siempre porque no quieren
y que hay cierta belleza de pesadilla
en ir hasta el final por la propia senda
en quemarse en el propio fuego.

Tambien me enseño que
en ultima instancia no se tienen vivencias
mas que de uno mismo.
Aunque esto mismo en realidad
se lo lei a Nietzsche años mas tarde
y fue cuando lo lei que entendi
que ya lo sabia de antes
que si lo entendia tan facil,
como tantas otras cosas,
porque ya las sabia
por anticipado.

Mucho despues, años mas tarde
le di a el ese mismo libro de aforismos
sabiendo que jamas lo leeria
pero contrario a mis prejuicios
un buen dia comenzo a leerlo.

Varias veces comenzo a leerlo
siempre estaba comenzando a leerlo
y naturalmente,
nunca llego a terminarlo.
Ah, porque esa fue otras de las cosas que,
queriendo o sin querer,
termino por enseñarme,
(mal maestro como era
o mas bien maestro involuntario
que siempre estaba empezando cosas
que raramente terminaba)
que es mas facil hacer mil promesas
que tener la constancia para mantenerlas.

Tambien me enseño, ese hombre que mas que hombre
era una constante maquina de tropezar
de caerse pero tambien de levantarse,
En fin, decia que me enseño que
"demasiado lejos" es siempre demasiado poco
Y que "demasiadas veces" es siempre demasiado tarde
y lo que es el ritmo y la armonia y la melodia
y que no hay nada mas imperfecto
que la endeble naturaleza humana;
y que las buenas obras de teatro
son las que tienen tragedia al principio
y comedia al final
(aunque tal vez era al revez)
No recuerdo, como no recuerdo tantas
tantas tantas tantas otras cosas
supongo que aprender a olvidar ciertas cosas
fue otra de sus lecciones.
mi viejo me enseño muchas cosas
Aunque la gran mayoria ni el mismo las sabia.

Los Impostores

N. del R: El siguiente texto no es mio. Estaba escrito en un cuaderno "Gloria" de tapa blanda. Encontre el mismo a mediados de 2011, en la mesita de luz del Hotel Saint James, en la ciudad de La Plata, mientras pasaba la noche con mi novia Coneja, después de acudir a cierto festival nocturno que se realizaba en la ciudad de las diagonales. Reproduzco el texto completo aqui, sin ninguna alteración. Las faltas y errores, si los hay, hay que achacarselos al autor original. Las entradas estaban separadas por un espacio. Cada entrada comenzaba por una fecha y una anotación, formato que reproduzco fielmente. Cabe destacar que el cuaderno no presentaba hojas arrancadas, correcciones o  las tachaduras propias de todo lo que se escribe en borrador, por lo cual sospecho que tuve la suerte de hallar una copia en limpio, hecha o bien por el autor original o por alguien que estaba interesado en que la historia, verdadera o ficticia eso nunca lo sabremos, se sepa. El cuaderno aun se encuentra en mi posesión, escondido entre los numerosos libros de la biblioteca.

07/06/2009 - Primera entrada.

Dejo este texto, estas anotaciones, a modo de bitacora, por si algo me pasa. ¿por si algo me pasa? ¿que, creen que es raro? Esta bien, lo acepto: sospecho que algo va a pasarme. Mas que sospechar, estoy casi seguro. ¿que paradojico, no? Estar seguro de algo pero no poder decirlo a nadie... ultimamente me siento acorralado por ellos.
Me imagino que se estaran preguntando "¿ellos quienes?". Bueno, no puedo decirlo. Y no porque no quiera, sino porque no lo se. "Ellos", "Ellos"... Ellos son Ellos, ¿me entienden? Si pudiera identificarlos, ponerles nombre y apellido, o al menos siglas, simbolos, lo haria. Yo los pondria a ustedes sobre la pista, no lo duden.
Claro que me entienden. Tienen que. Despues de todo alguien, maldita sea, tiene que entenderme.
Entiendo. Creanme. Se lo que estan pensando: que seria facil entenderme si me explicara de una puta vez, ¿no? "Que se piensa este tipo, dando vueltas y vueltas, que somos parapsicologos o que" Y harian bien en impacientarse. Impacientarse es completamente normal cuando el otro habla como si quisiese que le tiren de la lengua. Supongo que si me doy cuenta de esto es porque todavia soy, yo tambien, normal. Comprender esto me tranquiliza bastante. Aun estoy a tiempo. Aun soy yo.
Claro, ustedes no saben quien soy. Que imbecil. Dejenme presentarme: Mi nombre es Edgardo Meza Diaz y tengo 40 años. Soy especialista en telecomunicaciones, y estoy casado hace 20 años.
Bueno, en realidad, estoy casado hace 19, porque el ultimo año no cuenta, no quiero que cuente. No serie justo.
Despues de todo, si uno se casa con Ana, no tiene caso decir que sigue casado si un dia se despierta al lado ya no la tiene a Ana, la tiene a Juana o a Romina. Y no importa si Romina o Juana hablan o se ven o se visten o incluso se mueven en la cama igual, pero igualito a Ana. No es excusa. Y supongamos, siento escalofrios cuando lo escribo, pero suponamos decia, que esta Romina dice llamarse Ana. Ajustemos aun mas la situacion: no solo dice llamarse Ana, sino Ana de tal, señora nuestra. Uno le dice que esta equivocada, pero ella nos mira asombrada y persiste. Uno se lo quiere tomar a chiste. No puede o no quiere creer que la esta chica, Romina o Marianela o como sea que se llame verdaderamente, piense que puede engañarnos haciendose pasar por la persona que conocemos de toda la vida. Uno la aguanta y la aguanta hasta que, como es obvio, se cansa. Pero entonces ella, inesperadamente y contra todas las contras, se echa a llorar. Casi nos convence con esto, pero el sentido comun, gracias a dios, soporta hasta los mas pateticos embates emocionales. Marianela se tira al piso, nos abraza por las rodillas, en fin, hace una escena. Saca su documento y lo esgrime como si fuese una bula papal. Cuando lo agarramos, vemos que dice "Ana de tal, señora de tal". ¿deberia sorprendernos? ¿deberia tranquilizarnos? En absoluto. Es obvio que esta chica, sea quien sea, no iba a lanzarse a una operacion de simulacro de tal envergadura sin estar minimamente preparada. Despues de todo, los documentos falsos son moneda corriente, existen hasta en las peliculas menos detallistas. Aunque tambien hay otra opcion, aun menos tranquilizadora: el documento es real. Y si esta Carolina o Josefina tiene el documento verdadero de nuestra Ana, ¿como lo consiguio? Mas importante aun, ¿que le hizo a Ana? ¿donde la tiene?. Esta y otras preguntas se nos vendrian a la mente casi logicamente. Lo siguiente, claro esta, es pensar que Carolina o Eva no estan solas. Tiene que haber, detras de ella, toda una organizacion. Ninguna persona, por mas extravagante o demente que sea, puede tener la pretension de reemplazar a otra. No tendria ni los motivos ni los recursos, por mas parecida que fuese. ¿acaso tendria que pensar que, como si fuese una novela de Doppelganger, Marianela se la encontro a Ana en una panaderia o en el Shopping y decidio raptarla para ocupar su lugar? ¿tendria que pensar que Ana, infeliz y cansada de su vida conmigo, hizo un pacto con Marianela como si fuesen el principe y el mendigo? ¿acaso Ana tiene una gemela maligna de las que fue separada al nacer? Ridiculo. Ana es hija unica. Lo mas sensato es pensar que detras de la impostora hay una institucion pudiente, con recursos y tiempo a disposicion.
Primero, basados en un criterio que por mas que pienso no puedo clarificar, eligen una persona determinada. Estudian sus habitos, sus maneras, su historia personal,  todo hasta el mas minino detalle. La mandan a seguir, pinchan sus telefonos, le colocan microfonos. Luego, cuando tienen hecho el perfil, buscan una mujer muy parecida. Lo mas parecida posible. Quizas acaso recurran a cirugias. No es imposible, por lo tanto no es una locura pensarlo. Esta mujer, la futura impostora, deberia ser una actriz natural, o de lo contrario recibiria entrenamiento para ser una digna candidata al oscar. Tal vez tengan todo un subdepartamento de bipsicologia que busque y perfeccione talentos para este tipo de tareas. Si. Es la unica forma de explicarlo. Luego, cuando ya tienen listo el reemplazo, esperan a que la Ana original, que como les dije vive muy feliz con su marido y sus hijos, salga a sacar la basura o vaya hasta el supermercado a comprar las milanesas para la noche y, ¡zas!, la meten a la fuerza en una camioneta blanca, de esas sin ninguna seña particular, una traffic o una Box con patente falsa. La camioneta se va con la Ana autentica. No quiero pensar en lo que hacen con ella. No quiero siquiera comenzar a plantearme motivos, porque se me ocurren solo motivos horribles, inconfesables.
Luego, si fue al supermercado, le dan a Cecilia las bolsas originales, el ticket, la ropa que llevaba Ana, su billetera y, claro esta, los documentos. Y la falsa Ana entra a su casa, como si nada hubiese pasado, con el libreto completamente aprendido. Sabe los nombres de sus hijos, a que escuela van, todo. Sabe hasta sus comidas favoritas. Sabe a que hora quiere salir el perro y que posicion sexual le gusta mas a su marido. Lo sabe absolutamente todo. ¿Sorprendente? Para nada. Tuvo meses para prepararse.Y eso explica que cuando uno descubre la farsa, la impostora sea casi imposible de desenmascarar. Sin embargo, para desgracia de esta gente, uno sabe. Uno se da cuenta. No quiero decir que todos lo hagan. Por ahi tus hijos no lo notan. Por ahi tampoco tus suegros. Pero uno si. Si uno duerme al lado de una persona por veinte... perdon, por diecinueve años, se da cuenta. Claro que se da cuenta, carajo. Lo raro no es que se de cuenta, ¡lo raro seria que no lo hiciera!
Basta por hoy.


09/06/2009 - Noche. No hay señal de Ellos.

Pero bueno, veo que me excedi con mi analogia. No queria introducirlos en tema tan rapido, tan mal, de una manera tan brusca y desordenada. Pero es que no lo he podido evitar. Llevo tanto tiempo dandole vueltas al asunto, tanto tiempo devanandome los sesos con esto sin poder compartirlo con nadie que, apenas le di una mordidita al asunto no pude evitar zamparmelo casi entero. Perdon.
Voy a empezar de vuelta, pero un poco mas ordenado. Como les dije, por el momento mi nombre es Edgardo Meza Dias. ¿que por que por el momento? Tiempo al tiempo. Aunque tiempo es lo que siento que me falta. Ellos van a estar aqui de un momento a otro. Estoy cambiando de hotel cada uno o dos dias, siempre de noche. De cualquier manera, siento que no voy a poder esquivarlos por mucho tiempo mas. En fin... como se habran dado cuenta, el cuentito de Ana es en gran parte real. Mi esposa, la Ana de la vida real, la mujer con la que estaba casado hace tanto tiempo, se llamaba o se llama (este donde este) Margarita. Con ella, con mi Maggy, tenia dos hijos. Daniel de 17 y Alicia, Licha, de 13. Eramos una linda familia, dentro de todo. Viviamos en un departamento en Saavedra. Aunque eso fue en los ultimos tiempos, es decir, durante los ultimos seis años. Antes viviamos en una casa en Villa Crespo. Me gustaba esa casa. Las paredes exteriores eran grises y viejas, pero teniamos jardin adelante y atras. La verja del jardin era de un hermoso verde oliva. Ese verde era el color natural de la reja. Nunca supe si realmente estaba pintada. Cuando Licha andaba por cumplir los siete, nos mudamos a donde viviamos hasta hace poco. Las circunstancias y motivos de la mudanza son anodinos y aburridos, y por lo tanto los dejo a su imaginacion. Lo importante es que sepan que la mudanza era mejor. El departamento era bastante grande. Licha y Dani iban a tener cada uno su pieza en vez de compartir una. Perdiamos los jardines, es cierto. Pero al menos compensabamos con un balcon de piso ocho y con los adelantos tecnologicos del aire acondicionado y la internet inalambrica.
Viendolo desde aca, metido en la pieza de hotel en la que estoy, toda esa epoca se me antoja maravillosa. No quiero aburrirlos mucho con mi vida conyugal, pero siento que al menos tengo que contarle algunas cosas, sean las que sean. Como por ejemplo que Dani jugaba al futbol de moderado a bastante bien, o que Licha era inteligentisima, tanto que era una maravilla verla dia a dia armando rompecabezas o jugando al ajedrez o leyendo libro tras libro tras libro. Originalmente se iba a llamar Luciana o Lucia, lo habiamos decidido con Maggy desde nuestros tiempos de noviazgo. Lucia si era nena, Daniel si era Varon. Tambien estabamos decididos a que solamente tuvieran, cada uno, un nombre y un apellido. Con Dani se habia dado todo tan bien, tan normal, quiero decir el embarazo, el parto, los primeros años, la crianza en general, que cuando M. quedo embarazada senti que tenia que tener un cambio. Ahi fue que decidi cambiarle el nombre. Si hay quien piensa que el nombre de una persona lleva aparejado su destino (y aunque ustedes no lo crean hay gente que si) entonces cambiarle el nombre era cambiarle el destino que ya tenia fijado. Y cuidado, no es que con Daniel hubiera tenido alguna decepcion. Era un chico fantastico: jugaba a la pelota, era sano, tenia amigos. Pero de algun modo tenia la necesidad de que con Licha, que en ese momento era Lucia, pasara algo excepcional, diferente, magico.
Casi no pude resistirme a ponerle Alicia. Explicar esto tiene una parte obvia y una parte necesaria. Lo obvio esta en que, como se imaginaran, me encanta la obra de Lewis Carroll. Alicia es por excelencia la chica del mundo de hadas, la habitante de lo extraordinario, del pais de las maravillas. ¿que mejor manera de ponerla en la senda de lo extraordinario que poniendole el nombre de la mas grande de las Lidell, de aquella viajera dimensional del siglo XIX? Si Licha hubiese sido hombre se habria llamado Pedro, porque Peter Pan es a los chicos lo que Alicia Lidell a las chicas.


10/06/2009 - Tarde. Dia despejado.

Pero bueno, resta explicarles la segunda parte, que es tan sugestiva como la primera. Y es esta: Maggy, Margarita, mi mujer, quiero decir la autentica Margarita, era descendente de polacos. No voy a poner aca su apellido, pero sepan que era un tipico apellido polaco, y por tipico quiero decir lleno de consonantes e impronunciable, que empezaba con W y terminaba con "witz". Mis suegros, ambos dos, eran emigrados polacos de la epoca de la segunda guerra mundial. Conclusion: Margarita era rubia como un medano. Y yo, aunque mucho mas mestizo que ella, soy castaño claro. Cuando pense que podiamos tener una nena que tambien fuese rubia como un medano, con un pelo tan dorado como un doblon español, no pude resistirme a ponerle Alicia. Luche por todos los medios para hacerle cambiar de opinion a Maggy, que mas que amar mas bien despreciaba los libros de Carroll, y con orgullo puedo decir que aunque me costo mis buenas dos o tres semanas, Lucia termino volviendose Alicia justo antes de pasar a traves del espejo uterino.
No se porque senti la necesidad de contarles esto. Tal vez necesitaba sentar un precedente para que entiendan un poco mi nocion de cambio. O quizas sea que termine hablando de mi familia de esa epoca para no hablar de lo que tengo que hablar, para no contarles lo que es necesario que les cuente, aquello por lo cual estoy escribiendo esto antes de que ellos lleguen y sea demasiado tarde. Tengo que escribirlo mientras aun este aca.
Con Maggy siempre nos llevamos fantastico. Pasamos de la enajenacion del enamoramiento juvenil a la pasion clara y sin miramientos del noviazgo largo y variado. Con alguna que otra recaida por ambas partes, nos quemamos en este fuego hasta que entramos, de la mano y sin detenernos, en la llama estable y pareja, en esa especie de estufa con sillones y pantuflas que es la vida conyugal entre antes y despues de casarse. Mi carrera de tecnico en telecomunicaciones iba siempre viento en popa, y nuestra vida se organizaba con la prevision y la precison de una partida de tetris jugada magistralmente. Ibamos derecho por la autopista de la vida. El coche funcionaba a las mil maravillas, pero por las dudas respetabamos el limite de velocidad.
Un dia, como todos los demas, volvi de la empresa. La oficina quedaba cerca de casa, por lo cual volvia siempre bastante rapido. Fue un dia tan normal que ni siquiera recuerdo que dia era. Creo que era jueves. Como era pleno verano, llegue y me meti directamente al baño. Mientras me daba una generosa ducha de agua fria, escuche la voz de Maggy. Era una voz clara y cantarina, la misma voz que escuchaba todos los dias.
 - ¿queres algo de comer? voy al chino - me dijo.
- Mnnseh - le dije mientras bajaba la cabeza para sentir el agua fria corriendo por la espalda - Traeme una latita de cerveza y unas papas fritas - le dije contento. No solia tomar los dias de semana, pero ultimamente se me habia vuelto un capricho tomarme una y solo una latita de cerveza cuando salia del trabajo.
- Bueno - me dijo ella, y acto seguido escuche la puerta al cerrarse. Podia saber como estaba Margarita por el tono de su voz. Escuchandola hablar aquella tarde, puedo asegurar que estaba feliz. Por eso digo que es ridiculo y del todo imposible que ella se haya fugado o intercambiado con una tercera.
Sali del baño con la toalla puesta. No se escuchaba ningun ruido. Aun era demasiado temprano para que Dani, que tenia la escuela casi a una hora, estuviera de vuelta. Licha estaba de vacaciones por dos semanas en una colonia. Mientas me paseaba, ahora completamente desnudo, frente al balcon con la cortina cerrada, pense con sorna que nos habia costado bastante dejarla ir a esa especie de campamento, pero que al final Licha habia terminado por desarmarnos con toda una serie de golpes emocionales y de argumentos tenebrosamente racionales para una nena de trece años. Me puse unos calzoncillos y me sente en el sillon. Prendi la tele y puse el canal de Jazz-Rock. El canal de Jazz-Rock era un milagro solo posible si uno tenia el pack de television Satelital Gold. Como yo era el Gerente de Sistemas de una empresa de television satelital, el milagro era posible. Recuerdo que me levante a prender el aire acondicionado y que me sente de vuelta en el sillon. Aun estaba sentado cuando volvi a escuchar la puerta.
Margarita entro y fue directo a la cocina, lo se porque el trajeteo de bolsas que delataba su presencia se movio del palier de entrada hacia la cocina. La cocina tenia una entrada por este pailer y otra entrada directamente a la sala de estar, que era donde yo estaba. Al cabo de cinco minutos, ella entro a la sala con un bowl lleno de papas fritas y lo puso sobre la mesa ratona junto con una lata de Miller Lite.
- Toma, lindo - me dijo.
Le di las gracias y le acarice la mejilla. Tenia, siempre habia tenido una cara preciosa. No podia resistirme a tenerla cerca sin mirarla o acariciarla, sin darle un beso. Hice un intento de levantarme para besarla y ahi fue que la vi a los ojos.
Fue solo un segundo, solo por un instante, que senti algo raro. No podria, ni siquiera ahora, describir que era. Usando analogias podria decir que fue como tener una espina de pescado atorada en algun lugar indefinible del cuerpo. O que fue como si un fosforo se hubiese encendido y apagado en lo profundo de mi ser. Fue solo un instante, algo menos que un segundo pero, por ese instante, tuve la absoluta certeza de que Maggy no era Maggy, de que era alguien mas. La sensacion, teniendo su cara casi pegada a la mia, fue casi de absoluto terror, de asco. Imaginense llevarse a la boca un delicioso pedazo de torta para darse cuenta, justo cuando estamos a punto de morderlo, que en el tenedor no hay un bocado de torta, sino un cienpies vivo...
 Ella debio tambien de sentir o notar algo, porque cuando terminamos de besarnos me pregunto si estaba bien. Maggy, quiero decir la verdadera Maggy, era una mujer muy intuitiva.
- Si - le dije, creyendo realmente que no mentia pero realmente mintiendo. - Estoy algo cansado, nada mas- me excuse. Cuando volvi a mirarla, no sin cierto temor, note con alivio que la sensacion habia desaparecido. Era ella, toda ella, cien por ciento Margarita. Realmente debia estar cansado o estupido. Tenia que dejar de tomar entre semanas. Esas fueron las cosas que pense. Ahora veo que solo fueron excusas para no ver lo obvio. De cualquier manera, me obligue a olvidarme del asunto. Era solo una sensacion, un leve momento de delirio que ni siquiera habia coagulado en idea. Sin embargo, a los pocos dias... o tal vez la noche siguiente, la sensacion volvio.


10/06 - Un rato mas tarde. Noche Cerrada.

Haciendo memoria, creo que fue la noche anterior. Les mentiria si les dijiera que lo recuerdo con exactitud. Despues de tanto, ustedes tampoco podrian. De cualquier modo, haya sido la noche siguiente o alguna otra, fue poco despues de la escena del beso en la cocina.
Igual que la primera vez, habia sido un dia normal, bastante aburrido. Habiamos pasado a buscar a Daniel de la practica de futbol, y Licha aun seguia en la colonia-campamento. Ocurrio entrada la noche, justo despues de que terminamos de hacer el amor. Ahora que lo recuerdo, habia sido un dia bastante pesado para ambos, para "Maggy" y para mi. Habiamos llegado a la noche con los cables pelados, como decia ella, y apenas estuvimos solos en la pieza nos apuramos a desnudarnos. Tranquilos. No los voy a aburrir con una larga y tediosa descripcion de nuestras costumbres sexuales. Yo no soy tan buen lector como era mi Licha, pero se que para descripciones eroticas hoy en dia los medios audiovisuales son imbatibles... asi que digamos que luego de un tiempo mas o menos largo (¿no pierden la nocion del tiempo cuando tienen sexo?) me deje caer boca arriba en la cama, bastante transpirado. Si es cierto que  Margarita me parecia preciosa las veinticuatro horas del dia, tambien es cierto que nunca me parecia mas hermosa que cuando terminabamos de coger. Maggy era una belleza autoctona, natural. Era como un Tigre o un Arbol: Mientras menos arreglos tenia encima, mas linda me parecia. Les confieso (a estas alturas que me importa) que muchas veces casi lo mejor de acostarme con ella era poder mirarla quedarse dormida. Su melena rubia alborotada, sus pupilas dilatadas, su respiracion acelerada buscando regularse o pasando del agite directamente al ronquido furioso, sus miembros que quedaban en posiciones cubistas o dignas de un cuadro de Klimt... era como para empezar de nuevo, un circulo vicioso.
Cuando me deje caer en la cama, pensaba estas cosas. Tenia los ojos cerrados y sentia el desgano tipico de la situacion. Hay gente que fuma pero yo, particularmente hablando, me quedo dormido como un tronco. Pero no queria hacerlo sin al menos hecharle una mirada a mi despeinada Venus rubia, entonces abri los ojos. Cuando la mire, la sensacion volvio con mucha mas fuerza que la primera vez. Esa no era, esa no podia ser mi Margarita.
Ustedes me preguntaran, ¿que tenia de diferente? Es decir, me lo preguntarian si pudiesen. Si escribo esto es porque no pueden preguntarmelo. Dejenme que sea claro y honesto: Para un ojo inexperto, esa que estaba tendida ahi, mirando el techo como embobada, era Margarita W. Incluso para el ojo observador. No habrian podido distinguir nada. Era su cuerpo, eran sus formas, era su voz. Un calco perfecto. Y, sin embargo, no era ella. ¿que como lo se? No sabria explicarlo, pero ahi estaba esa sensacion, innegable e imponiendose a toda la evidencia sensorial, esa sensacion que era como una voz terrorifica y silenciosa gritando dentro de mi cabeza: ¡cuidado, no es ella, cuidado, mucho cuidado! Una alarma se iba encendiendo en todo mi ser. Me resistia al engaño. Pero, si no era ella, Margarita, ¿quien era esa persona con la que me habia acostado? ¿como no me habia percatado? ¿acaso era porque olia como ella? ¿acaso porque ese pelo era el pelo de Maggy? ¿porque usaba su voz, sus palabras, sus gestos? Entonces tuve una idea: Los ojos. Una vez habia leido que no existian dos personas con los ojos completamente iguales. El Iris esta determinado geneticamente, determinado por nuestro ADN unico e irrepetible, y cada ojo estaba surcado ademas por fisuras, marcas y surcos propios de la gestacion y el desarrollo. El ojo era como los anillos de un arbol: una marca de identidad. Si esa era verdaderamente mi esposa o si era un clon o una gemela diabolica o una actriz consumada, lo iba a saber mirandola bien a los ojos. Despues de todo, hasta las personas geneticamente identicas poseen Iris diferentes.
Para Inspeccionarla mejor, fingi apoyar la cabeza sobre su hombro. Me estremeci ante el contacto con la piel del cuello. Si era otra mujer, tenia que ser un clon.
- ¿ que haces ? - me dijo, extrañada.
- Nada - le digo - ¿es raro?
- No, bueno si. Generalmente ya estas durmiendo a estas alturas.
- Queria mirarte un rato - dije - vos segui como estabas, en las musarañas.
Los ojos de Margarita eran de un color ambarino muy particular. Es casi imposible definir con palabras un tono especifico de un color que, como el ambar, ya es dificil de especificar. Dependen mucho de la luminosidad del ambiente y hasta de la percepcion del que describe. Pese a todo, si el ambiente fuese un campo soleado y la percepcion del observador fuese la de Edgardo Diaz Meza, se podria afirmar que Maggy tenia ojos ambarinos o naranja-amarillentos.
Hablando en serio, mi suposicion era estupida. Por mas que yo supiese su color de ojos, lo cierto es que nunca tuve buena memoria, ni tampoco era un tipo tan observador como para recordar la fisionomia de los Iris de mi mujer. Lo que yo buscaba, mas que nada, era analizar mi reaccion emocional. Por algun motivo creia que los ojos, a diferencia de cualquier otra parte del cuerpo, no podrian mentirme. O, mejor dicho, que no podria sospechar de ellos si no me daban motivos de peso.
Pero me equivocaba, porque la mire a los ojos y alli estaban: tambien eran los ojos de Maggy. Ojos anchos y largos, con la forma de una hoja de laurel. Y sin embargo, la alarma sonaba de vuelta. Senti un escalofrio en la espalda y una repentina nausea me hizo apartarme de su lado de forma brusca.
- ¿que te pasa? - me dijo ella, fuese quien fuese, incorporandose. Su voz sonaba genuinamente preocupada. Que alguien pudiese fingir ese tono sincero no hizo sino duplicar mis nauseas.
- Nada - le dije con voz ronca - Nauseas. Vos dormi.
Esa noche no pegue un ojo, yo, que siempre habia dormido como un recien nacido. Analogia estupida, porque en realidad los recien nacidos duermen muy poco y a intervalos. Iba a ser la primera de incontables noche de imsomnios. ¿Como iba a dormir? Estaba acostado con la sensacion de tener al lado a una completa extraña, a una desconocida que era terrorificamente identica a Margarita. Yo le daba la espalda, con los ojos abiertos. Tenia la impresion de que, si me daba vuelta de improvisto, me encontraria a una persona diferente o que, al menos, la hallaria a ella, a ese clon demoniaco, con las manos en la masa: en un gesto impropio, haciendo una mueca burlona o acomodandose una peluca platinada. Pero cada vez que me daba vuelta, veia a Margarita durmiendo inocentemente, como si en el mundo no pasase nada, como si no hubiera guerras, violaciones o estallidos economicas. Durante el dia intentaba no delatar mis sospechas, que se se iban incrementando diariamente, no porque la impostora me diera señales claras, no porque cometiera fallas o desconociera datos o tuviera lapsus que la delatasen, sino precisamente por lo contrario: porque no los tenia. Y cada vez que la veia, la sensacion de estar ante una completa desconocida era cada vez mas fuerte. Al principio, eran solo momentos, instantes en que esa sensacion desgarradora de estar siendo objeto de burla, de estar siendo timado, se incrementaba de repente cuando la veia mirando television o jugando al Ajedrez con Licha. Pero la sensacion, como si fuese un acceso de nausea o una repentina bajada de presion sanguinea, venia y se iba como en una ola. Pero luego, con el correr de las semanas y los meses, la sensacion comenzo a hacerse constante.
Comence entonces con los interrogatorios, primero sutiles y como en broma, jugando a la trivia, pero luego exhaustivos y exhasperantes (me imagino para ella), finalmente implacables, donde me convertia en un verdadero inquisidor que detectaba o queria detectar cualquier irregularidad en las respuestas de Maggy.
- ¿te acordas de tal cosa? - le preguntaba. Buscaba fechas, dias especificos.
- ¿de que color era el vestido de Licha el dia que fuimos a Lujan y nos agarro la lluvia?
- ¿Quien viajo en la ventanilla cuando fuimos a Mendoza cuando eramos novios?
- ¿quien nos regalo el primer juego de platos cuando nos mudamos a la primera casa?
Intentaba ensartar los interrogatorios dentro de nuestras charlas diarias, que eran cada vez menos largas y mas tensas. Despues de todo, no podia dejar que la impostora (desde este punto no tiene ya sentido nombrarla como Maggy o Margarita, pues a estas alturas ya estaba convencido de que, fuera quien o lo que fuera, aquel ente no era mi mujer) se diera cuenta de que yo sabia la verdad. Porque entonces las consecuencias, para mi o para mi familia, es decir para Licha y Dani, podian ser graves. Tal vez tuvieran a la verdadera Maggy como rehen en algun sitio. Me plantie el siguiente problema: Si queria volver a ver a mi Margarita, tenia que descubrir cual era el objetivo de la impostora.
Claro que, expresado asi en una resolucion, parece tarea facil. No obstante, era muy dificil intentar ver las cartas del oponente sin arriesgarse a que vean las propias. Y yo tenia que averiguar que era lo que querian sin que empezaran a sospechar que yo sospechaba de ellos. Era un juego de inteligencia que resulto a la larga muy desgastante.


11/06... Dia gris.

A medida que pasaban los meses, mi relacion con la impostora se iba deteriorando. Llegado un punto, me di cuenta que su actuacion habia cambiado. Debia de haber notado, progresivamente, que yo me comportaba sospechosamente con ella. Todas las charlas derivaban en un sondeo mio sobre tal o cual evento. Me negaba terminantemente a hacer el amor con una extraña, y para ello fui aludiendo a todo tipo de excusas animicas, medicas, psicologicas y temporales, hasta que se me acuso, con bastante verosimilitud debo decir, de varias cosas de las que por supuesto soy inocente.
Pasaba cada vez mas tiempo fuera de casa, dando largos paseos o quemandome la cabeza en los bares, sentado horas frente al mismo cafe o al mismo vaso de vino tinto. ¿que podia querer irrumpiendo asi en mi casa? ¿cual era el objetivo de la organizacion detras de la impostora? ¿como era posible que supiera tanto, que se pareciera tanto, que tuviera tanta tranquilidad, tanta sangre fria? ¿acaso no le preocupaba que sospechase? ¿acaso no le preocupaba, como me preucupaba a mi, dormir al lado de un completo desconocido, de un desconocido que al fin y al cabo era el enemigo y que, como tal, podia apuñalarte o extrangularte mientras dormias? Decidi que desde ese entonces iba a comer afuera de casa o a prepararme mi propia comida. Ultimamente me sentia mas nervioso, me costaba un trabajo terrible dormirme, tenia la sensacion de que me espiaban en la calle y en el trabajo. ¿acaso la tension estaba acabando conmigo? Tambien era posible que estuviesen administrandome alguna droga en la comida. Era mejor prevenir que curar. ¿seria acaso todo esto un experimento social, una experimentacion cientifica? ¿Que pasaria si le confesase la verdad a mis hijos o a algun amigo? Seguramente los pondria en peligro y... y ademas no me creerian. Si no habian hablado conmigo hasta el momento de la impostora era porque se habian tragado el anzuelo. Todo el mundo pensaba que era ella la verdadera Margarita W. de Diaz Mesa. Esa noche dormi en el sillon y (Final del texto, ultima oración ilegible)


¿16, 17? ¿? -06-2009 - En algun hotel horrible, mas horrible que el anterior.

Retomo el texto por donde lo deje. Hace varios dias que no escribo. Hoy es Martes o Miercoles, no tengo idea de la fecha, pero estamos en el mes de Junio. He tenido que cambiarme de hotel en el proceso. Casi me atrapan en el ultimo tugurio donde estuve. Si, es lo que piensan: habia varios de ellos entre los empleados del hotel. Aunque se mueven rapido son bastante estupidos, asi que pude escabullirme en plena noche, antes de que se dieran cuenta de que yo era yo, es decir, yo mismo, y no un de Ellos. En donde estoy ahora no parece haber ninguno, pero de cualquier modo no saldre de la habitacion en los proximos dias. En fin, les contaba de mis desventuras conviviendo con la infiltrada...
Recuerdo que una vez, poco despues de su cumpleaños (es decir, de la fecha del cumpleaños de Margarita, que la impostora interpretaba tan bien como para ganarse un globo de Oro) me descubrio mirandola, mientras ella cortaba unas zanahorias, desde un angulo de la puerta. Solia observarla a escondidas muy a menudo, con la esperanza de que en soledad se traicionase.
- ¿que miras? - me dijo.
- Nada. Estas rara, eso miro. ¿te pasa algo? - pregunte. Era algo que le decia casi todos los dias, que estaba rara, y si le pasaba algo. Era la mejor forma que encontraba de instarla a que confesase la verdad.
- Basta con eso - me dijo fingiendo hartazgo (no me iba a dejar engañar, todo todo todo era fingido)
- No. A vos te pasa algo, estas distinta. Te pasa algo que no me queres contar - le dije como si estuviera seguro, y vaya si lo estaba. La falsa Margarita me miro con dureza. Era la unica forma en que me miraba en esos dias: con dureza o con cansancio. A veces, con verdadera preocupacion, como no comprendiendo. Esas miradas, las preocupadas, eran mi mayor peligro. Eran identicas a las miradas angustiadas de la verdadera. Muchas veces senti ganas de ceder, de confesarle que ya lo sabia, que no tenia que seguir fingiendo, que me dijiese que habian hecho con la verdadera y, sobre todo, que habia que hacer para recuperarla. Pero la natural desconfianza que sentia, sumado al temor de las consecuencias que tal sinceramiento podia tener, me habian detenido en cada ocasion.
- A mi no me pasa nada - me dijo, furiosa. - Me tenes harta, cansada, podrida con que me pasa algo, Edgardo. ¿que pensas que me pasa? ¿que tengo algun secreto? ¿que me veo con otro tipo? ¿que tengo alguna idea rara? No me pasa absolutamente nada. Nada raro, ¿entendes? Nada de nada. Lo unico que me pasa es que estoy harta de tenerte que aguantar asi. La verdad que no se que te pasa. Al que le pasa algo es a vos, ¿me escuchas? No, veni para aca - me dijo. Yo habia huido de su perorata. Mientras me dirigia a la puerta de salida, la escuchaba venir detras mio disparando insultos y acusaciones. Me fui a dar unas vueltas y la deje ahi, llorando y rabiando.
Este tipo de discusiones ocurrian cada vez mas a menudo. Estabamos en una situacion peculiar: ambos creiamos que al otro le pasaba algo y pensabamos que el otro sospechaba de nosotros, pero ninguno se atrevia a exponer sus sospechas a viva voz, lo cual generaba una situacion que dia a dia se volvia mas tensa, mas inaguantable. Era una batalla de resistencia psicologica. Yo no sabia cuanta resistencia tenia ella o cuan bien entrenada estaria para soportar condiciones de tension o de tortura psicologica, pero habia decidido ir hasta el final, hasta las ultimas consecuencias, por mas que eso significara dormir en el sillon todos los dias o que me siguieran (como ya habia comprobado) agentes de la agencia en la calle o en el trabajo. Y es que mientras mas hostigaba a la impostora, mas hostigado y presionado me sentia yo por entes invisibles, por murmuraciones que nunca podia entender, por miradas que me observaban desde rincones insospechados. Era patente que la infiltrada elevaba informes de mi conducta, y que tenia muy al tanto a sus superiores de cuan al tanto estaba yo de sus actividades. En esos dias instale en la casa, sin que nadie en la casa lo supiera, varios microfonos ocultos y tambien algunas camaras. Pedia semanalmente los registros de llamadas a la compania, y las comunicaciones por correo y demas medios electronicos estaban sometidas a una vigilancia tan secreta como me lo permitia toda mi pericia en telecomunicaciones.
Un dia, cuando entre a mi casa (bastante tarde, por cierto, como ya era costumbre) y encendi la luz del comedor, vi que Dani estaba sentado a la mesa.
- ¿que hacias sentado ahi, en la oscuridad? - le habia preguntado con sorpresa.
- Te estaba esperando, pero me termine quedando dormido - me habia dicho el. Tenia una expresion seria y lugubre, como no le habia visto nunca.
- ¿que pasa? - le pregunte.
- Decime vos que pasa - me dijo. Parecia enojado, en su tono se leia que el pensaba que yo ya sabia el porque, y de algun modo tenia razon.
- ¿que pasa con que? - le dije, fastidiado. No queria discutir con mi hijo adolescente. Habia tomado mas de la cuenta y estaba cansado, lo unico que queria era irme directamente a la cama, o al sillon, o adonde sea, pero a dormir.
- Vos sabes con que. Con Mama - dijo ceñudo Daniel - No se que pasa entre ustedes, pero vos no la tratas como antes. Casi no se hablan, y cuando se hablan parecen enojados todo el tiempo.
- Hijo, no es asi - le dije.
- Si, es asi - me interrumpio, levantando la voz. Tenia una voz inusitadamente grave para ser la de un chico de dieciseis años. Escuchandolo hablar asi, note que habia crecido bastante. Tal vez fuera por el entrenamiento, pero me parecia que era medio palmo mas alto que la ultima vez que lo vi. Sus brazos y piernas eran fuertes y musculosos... - Despues de todo, yo vivo aca - continuo - estoy aca todos los dias, veo como se tratan, veo como se miran, veo que hay cosas que no se dicen y... y no entiendo por que... si no cambio nada, o si cambio no entiendo que fue... ¿cambio algo? papa... ¿vos estas viendo a otra mina?
- Dani, pero que decis...
- ¿o mama es la que..
- No - le dije - No pasa nada de eso hijo - le respondi.
- ¿entonces?
- Nada, no pasa nada - intente tranquilizarlo. - anda a acostarte.
Daniel, mi hijo de dieciseis años, me miro entonces como nunca antes me habia mirado. Desde su silencio, parecia mirarme desde atras de si mismo. Fue una mirada larga y penetrante. En su cerebro joven se estaba trajinando algo, se estaba forjando una idea. Tuve la impresion de que apenas la materializase, volveria a hablar. Y lo hizo.
- Papa... estas diferente. - me dijo por fin.
- ¿diferente yo? - le dije sorprendido. -¿diferente en que?
- Estuve pensando, mientras te esperaba, lo que te pregunte recien. ¿que habia cambiado? me preguntaba. Mama y Ali estan como siempre. Y yo tambien. Primero pense que podria haber sido mama, asi que en estos dias le preste mas atencion y hable con ella, y me parece que, mas alla de estar preocupada y triste, es la misma de siempre. Entonces llegue a la conclusion de que tenias que ser vos. Como ultimamente no te veo mucho, pense en esperarte hoy para comprobarlo. Y viendote, me doy cuenta de que tenia razon...
- Sin embargo, no me decis en QUE es que estoy diferente - le dije, cruzandome de brazos. Sin darme cuenta habia pasado a la defensiva. Ya tenia bastantes problemas y me sentia molesto por la interpelacion de un chico.
- ¿en que? - me dijo, subiendo de vuelta el tono de voz - ¡Pero mirate! Venis a cualquier hora todos los dias, casi no hablas con nadie de la familia. Sos practicamente un fantasma. A la hora de comer ni hablas. Parece que no te das cuenta de las cosas. Hace como una semana que estas con la misma ropa, ¿no te das cuenta? Alicia tiene miedo de hablar con vos, dice que estas raro, se lo dice a mama todos los dias. ¿Sabes? El otro dia le dijo a mama que tendriamos que irnos a vivir a otro lado, solo nosotros tres. Cuando la escuche le di un coscorron, tendrias que hablar con ella... Pero viendote, veo que si te pasa algo, que tu cara expresa algo... no se muy bien que... es como si te guardaras algo..
Mientras Dani hablaba, yo me sorprendia de lo perceptivo que un chico podia llegar a ser... o quizas era que mis intentos por desenmascarar a la impostora no eran tan sutiles como yo pensaba, tal vez la tension tambien estaba haciendo mella en mi persona. ¿en el trabajo tambien notarian algo? Hasta ahora seguia trabajando y cumpliendo en plazo con mis obligaciones... ¿seria posible que los agentes de la institucion estuviesen tambien infiltrados en mi oficina? ¿estarian preparando, mediante indirectas y chismes, silenciosamente mi caida? Pensando en estas cosas, deje de escuchar lo que Dani me decia, que despues de todo no era sino la ennumeracion de todos mis cambios de conducta de los ultimos meses.
.- ...y entonces quiero que me digas, si realmente te pasa algo papa... ¿me escuchas?
- Si hijo, si. - le dije, poniendo en pausa mis pensamientos - y no, te dije que no me pasa nada. Ultimamente tengo mas trabajo en la oficina, por eso vuelvo tarde. Y hablo menos porque como llego mas tarde estoy cansado. Eso es todo. Pero es pasajera la situacion, ya vamos a volver a estar como antes. - le dije. Y realmente lo creia. Esa situacion no podia durar para siempre. Tarde o temprano tendria que descubrir los motivos de la falsa Margarita, o bien ellos acabarian conmigo. Lo que ocurriese primero. En caso de que ellos ganen, espero que este texto sirva para que alguien continue mi lucha... porque ahora tengo que contarles otra cosa, algo que parece increible... pero basta por hoy.


Finales de Junio o principios de Julio, 2009. Bs As. Mismo hotel...

Sigamos: naturalmente que mi hijo no acepto mis excusas ni creyo mis mentiras. Era mas perspicaz de lo que parecia a simple vista. Y tal vez fue desde esa noche que... aunque no, la verdad no lo se. Pero fue por esas fechas... que note que el tambien habia sido reemplazado. Eso es lo que queria contarles... ¿Recuerdan lo que dije de sus brazos y piernas, que estaban mas desarrolladas? Bien, creo que fue eso lo que me alerto, al menos de manera inconciente. Si uno lo miraba bien, era raro. ¿como iba un chico que recien habia cumplido los 16 a ser casi tan alto como yo? Y aceptando que yo no soy muy alto y que la altura bien la puede haber heredado de su linea materna (es sabido que los nordicos son altos), ¿es acaso normal, por mas futbolista que se sea, tener no solo las piernas y los brazos, sino el torso y la espalda, con una musculatura tan excelente? Que yo supiera, Dani no iba al gimnasio. Pero esa musculatura solo podia obtenerla alguien por un entrenamiento dedicado... ¿entienden, comprenden lo que quiero decir? Estaba clarisimo para mi: La impostora se habia sentido demasiado asediada, y habia pedido refuerzos a la base. Para ese entonces, habiamos tenido ya una o dos discusiones que habian terminado en unos insignificantes zamarreos y en dos o tres platos rotos. Si ella era una profesional, pense, no queria correr riesgos en una lucha fisica. Pese a que soy un oficinista informatico, tengo una complexion fisica mas bien robusta. Entonces habian enviado a otro, a otro agente, robot, androide o lo que fuese, a uno bien entrenado y dispuesto a defender a la falsa Maggy y a vigilar a Licha. Claro. Cuadraba. Licha era muy inteligente y seguramente se habria percatado en algun nivel. Por eso no decia nada, por eso ultimamente estaba tan hosca. Sentia, como yo, que no podia confiar en nadie, pobrecita. La habia descuidado. Tambien a Dani, pero ya era demasiado tarde para el. Estaria en una celda parecida a la de Maggy... o en algun lugar peor... Tendria entonces que centrarme en Licha, en mi hermosa y pobrecita Licha... ¿mudarse a otro sitio? Era algo que ella habia dicho. Pero se lo habia dicho a los falsos Dani y Maggy... ¿acaso era que... ¿seria posible que fuese un mensaje para mi, un mensaje cifrado y camuflado? "papa, yo tambien me di cuenta, vamonos mientras podamos". ¿era eso lo que habia intentado decirme?
La charla con el nuevo impostor habia sido como una advertencia por parte de "Ellos". "Estas raro" me habia dicho el enano enmascarado, seguramente un filipino modificado geneticamente, que reemplazaba a mi hijo. Eso significaba "te estamos apuntando, Edgardo. Eddy querido, estas en la mira". La amenaza habia sido demasiado directa, demasiado cinica como para dejarla pasar. Aunque solo fuese por Licha, iba a tener que hacer planes.


07-07-2009 - Continuo escribiendo.

 No pude hacerlo en los ultimos dias, una fiebre bastante molesta me lo impedia. ¿pero es realmente fiebre? Sospecho cada dia mas de que ellos disponen de fuerzas extrañas...


07-07 - Mas tarde...

No pude hacerlo. No pude salvar a Licha; Llevarmela al pais de las maravillas, o por lo menos sacarla del pais de las pesadillas que era el departamento... Ellos fueron demasiado inteligentes, demasiado rapidos, demasiado poderosos... Tenian agentes, decenas, cientos, diseminados por todos lados: los detectaba hasta en la sopa: el portero, un doble. El panadero, otro doble. Varios compañeros de oficina, obvios y groserisimos dobles. ¿que como los detectaba? Bueno, era muy simple, facilisimo pero... una cosa es detectarlos y otra es explicar como. Supongo que lo sentia, que lo percibia con un mecanismo cerebral tan infalible como ese por el cual distinguimos que lo que pasa en una pelicula no es real o por el cual distinguimos un maniqui de una persona de carne y hueso, por mas que el maniqui se vea, luzca completamente real. Bueno, imaginense que ese maniqui es de un grado de hiperrealismo tal que no solo se ve, sino que se mueve, habla, mira y hace todo como la persona en la cual se basa. ¿ me siguen ? Bien, ahora agreguen que el maniqui es de carne y hueso y es, innegablemente, una persona real, un ser vivo. Y sin embargo, cuando ese maniqui nos habla o nos escucha o nos mira, persiste esa sensacion de que "no es real", de que es solo un muñeco, una copia barata... Uno lo siente. Asi era que los descubria. Se iban revelando uno a uno, y cada vez eran mas. Me di cuenta de que la organizacion era impacable: una vez que reemplazaban a alguien, parecia que lo reemplazaban para siempre. Nunca recupere la confianza en ninguno de los desaparecidos... sabia que sus originales estaban muertos o irrecuperables. Todos, todos menos Margarita. Pensandolo bien, desde ahora, mientras miro pasar los autos desde la ventana de mi habitacion (por cierto, mañana o pasado volvere a mudarme) no entiendo porque albergaba todavia esperanzas de recuperar a mi amada esposa. Supongo que era algo a lo que no podia renunciar. Desde el dia que note su reemplazo, la angustia que me provocaba el echarla de menos hubiera sido insoportable sin esa esperanza.
Bien. Continuo. Entre el punto y aparte anterior y estas palabras pasaron algunas horas. Al recordar lo que paso con Licha se me revuelven las tripas. Tarde o temprano voy a tener un colapso nervioso. Pero bueno, luego de dos paquetes de cigarrillos me siento un poco mejor, asi que voy a intentarlo de vuelta.
Cuando ocurrio lo de Dani, me puse en marcha. Digamos que hasta ese entonces me habia dedicado pura y exclusivamente a esa "batalla psicologica" contra mi supuesta esposa, pero ahora que veia que mis hijos, o mas bien que la hija  que aun me quedaba, estaban en peligro, entendi que era imposible ganar la partida. Me costo un gran esfuerzo abandonar mi orgullo, pero pensando en Licha me decidi a urdir un plan. Primero que nada, tenia que abandonar mi actitud hostil y desconfiada hacia "Dani" y hacia "Maggy". Tenia que hacerles creer que de algun modo todo se habia arreglado. Con Dani no me iba a ser tal dificil: solo tenia que pensar que era mi hijo. Despues de todo, mas alla de su novedosa actitud sombria para conmigo, se veia y hablaba como siempre. Vencer la repulsion que me inspiraba estar al lado de la pseudoMaggy era otro asunto. Yo sabia que, si la impostora habia estudiado (como lo habia hecho) a fondo la psicologia de Maggy, entonces no podia haber recociliacion posible si no volviamos a acostarnos. Pese a todo, haria mi mejor esfuerzo.
Pedi unas semanas de vacaciones adeudadas en la oficina y, luego de una charla familiar (que intente que sonase lo mas conmovedora y sincera posible, aunque para mi fuese como comer algo asqueroso con un broche en la nariz) y luego de dar varias excusas como estress, cansancio y presiones laborales, me lleve a toda la familia a pasar unas semanas de vacaciones a las sierras de Cordoba. Debo decir que, salvo por una cosa, la primera parte del plan me resulto de maravilla. Tras unos dias de actuacion, los impostores volvieron a tratarme como lo hacian Daniel y Margarita antes de su secuestro. Licha, en cambio, a pesar de ser completamente ella misma, estaba aun mas taciturna que cuando estabamos en Buenos Aires. La impostora le achaco este caracter a la altura de las sierras, y el enano mongol dijo que Licha queria quedarse en Buenos Aires por no se que razon. En parte, yo no entendia su comportamiento. Hable con ella varias veces, o mas bien intente hablar, pero casi no podia sacarle respuestas que no fueran los monosilabos "si" y "no" y los bisilabos "basta" y "quizas".
Viendolo ahora, a la distancia, entiendo que de alguna manera inentendible para mi, tal vez producto de una intuicion maravillosa que hacia honor a su inteligencia y al destino que yo queria para ella, Licha habia intuido todo mi plan o al menos una parte de el. Pero si fue asi, ¿no debia estar mas bien contenta, puesto que yo estaba respondiendo a su llamado de auxilio? Lo unico que se me ocurre es que estuviese enojada porque yo no se lo contaba directamente... pero es que no podia arriesgarme. Yo sabia que la vigilancia de "Ellos" seguia tan activa como siempre. Habia detectado otros "maniquies": El conserje del hotel, uno de los chicos que limpiaba la piscina, el señor que alquilaba botes en el lago...
Al finalizar las dos semanas de vacaciones, volvimos a Buenos Aires. Cuando regrese a mi trabajo pedi una reunion con el director ejecutivo de la empresa y solicite un aumento imposible junto con la presentacion de una serie de reclamos que aunque justos eran idealistas. Tras una discusion que empezo bien pero termino acalorada, el director me ofrecio el retiro voluntario, que acepte con un regocijo camuflado de fingida indignacion. Despues de casi veinte años de trabajar en la misma empresa, el monto que me correspondia era considerable. Sin decirle nada a mi familia, continue saliendo de casa todos los dias como si fuera a trabajar. Por esos dias tambien vendi la casita de Mar del Plata, que habia heredado de mis padres, y estos de mis abuelos, a un precio excelente. El auto ya lo tenia vendido de palabra, y lo iba a entregar a un conocido justo antes de mi partida. El mismo dia en que salia para siempre de la oficina compre desde mi computadora dos pasajes de micro a Viedma, y tambien dos boletos de tren desde Viedma a Bariloche. En el viaje de vuelta, entre en un cybercafe (todas mis transferencias tenian que ser irrastreables, y ya me habia arriesgado mucho comprando en el trabajo, donde sabia que estaba lleno de ratas de la agencia) y compre dos pasajes de avion a Santiago de Chile. Un mayor  y una menor, solo viajes de ida.
- Amor ¿no trabajas hoy? - me dijo la impostora esa mañana.
- No, hoy no. Tenia muchas extras acumuladas y me pedi el dia. Es viernes ya; Queria estar tres dias sin hacer nada - Menti. Hacia semanas que habia dejado de trabajar. Algo dentro mio se reia con disimulo.
- ¿como esta tu dia hoy? - le pregunte. Dani se habia ido al colegio temprano. Mi pregunta era retorica: sabia que la impostora tenia que llevar a Licha al colegio.
- Primero la llevo a Ali a la escuela y despues tengo... despues tenemos toda la tarde libre - me dijo la impostura con una mezcla de alegria y compañerismo. Me dedico una sonrisa que me helo la sangre, porque era una replica exacta, una copia al carbon de las sonrisas amplias y luminosas que regalaba Margarita cuando estaba de buen humor.
- Bueno, pensa algo para la tarde - le dije - A Licha la llevo yo hoy. Vos preparate algo rico para desayunar asi comemos cuando venga.
- Dale - me dijo ella. Todo habia sido mas facil de lo que pensaba. Pero faltaba una ultima prueba.
Cuando Licha entro al comedor, con su guardapolvo y  sus trenzas de Dorothy Gale, y vio que yo estaba en el cuarto, se freno en seco.
- Buen Dia - dijo con seriedad. Sus enormes ojos azules estaban abiertos como platos, intentando registrarlo todo lo mas rapido posible. Estaba parada en el marco de la puerta como si se resistiese a ingresar a la habitacion. Licha la miro a la impostora y le pregunto si estaba ya lista para llevarla.
- Hoy te lleva papa mi amor - le dijo la usurpadora, mientras trajinaba unos huevos revueltos.
- Siempre me llevas vos - le dijo Licha, decidida.
- Pero hoy te lleva papa - volvio a decirle la otra. Licha dudo.
- No - le dijo - llevame vos.
- No seas caprichosa Lizzi - le dijo "Maggy" restandole importancia al capricho. Tenia suerte de que la impostora estuviese de tan buen humor. si hubiera indagado un poco mas seguramente hubieramos fracasado en la huida.  La impostora habia tomado la costumbre de decirle "Lizzi" a Licha, lo cual me parecia a todas luces repugnante, como si quisiera comenzar en mi hija una inmunda transmutación.
- Yo te llevo che, quedate tranquila que se donde queda tu escuela - le dije a Licha bromeando y guiñandole un ojo. Ella me miro largo y tendido. No sonreia.
- ¿vamos? - le dije.
Licha no dijo nada, pero bajo la cabeza y salio primera. Esa fue la ultima vez que vi mi casa.


Julio, mediados de mes. Dia Lluvioso. Posible ultima entrada, ¡están tras mi pista!

Cuando lo recuerdo, me parece increible. Lo bien que salio la huida, digo. Como se habran imaginado si leyeron hasta el final de la entrada anterior, nunca llegamos al colegio de Licha. El Micro a Viedma salia a las once, y yo tenia dos horas para entregar el auto y tomar un taxi a la terminal de omnibus. Si bien teniamos el tiempo justo, la dificultad logistica no era nada en comparacion a lo que yo estimaba la tarea titanica de hacer a Licha a la idea de teniamos que empezar una vida nueva. Fue por esa misma preparacion (toda una serie de explicaciones preparadas, de respuestas prefabricadas para las que pensaba que serian las preguntas de Licha) que me sorprendio lo facil que se hizo a la idea.
- ¿Adonde vamos? - me habia preguntado cuando vio que ibamos por la autopista. La mire. Ella me miraba fijo. De algun modo lo sabia. ¿tenia que decirselo?
- Ya sabes - conteste. Despues de todo, ella me habia enviado aquella advertencia cifrada. Licha era inteligentisima. Licha entenderia.
- Lo unico que se es que no vamos a mi escuela - dijo ella. Vi entonces que tenia una vaga intuicion de los cambios que nos sobrevendrian, que ya estaban afectandonos.
- Licha, nena, escuchame lo que te voy a decir: Nos vamos de viaje un tiempo, vos y yo, ¿si?
Luego comence una explicacion estupida y desordenada, en la que cada verdad dicha era seguida por varias excusas y mentiras, de manera que mas que una explicacion era un laberinto verbal donde, si bien estaba dicho todo, nada habia quedado claro. Hable y hable casi hasta que el taxi nos dejo en la puerta de la terminal. Licha no habia dicho "mu" en todo el trayecto.
mientras caminabamos por el hall de entrada, rumbo a las plataformas, Licha me solto la mano y se paro en seco
- No traje nada - dijo abriendo los ojos, en donde vi que se asomaba un brillo parecido al del terror. Comprendi a lo que se referia. Todas sus cosas habian quedado en la casa. Senti pena por ella, pero no habia otra forma de hacerlo sin alertarlos. Teniamos que movernos rapido. Nadie nos aseguraba que una terminal tan llena de gente estaba por completo libre de agentes, clones y otras influencias enemigas. Mientras intentaba convencer a Licha de que le compraria todo lo necesario y mucho mas, me parecio ver que varias personas nos observaban. Al menos dos o tres me parecieron que eran de "ellos". ¿Nos habian descubierto? No era seguro, pero si asi era entonces teniamos que huir cuanto antes. Arrastre a Licha hasta la plataforma. Subimos al micro y este salio inmediatamente.
Durante el viaje a Viedma Licha no parecia enojada. Tampoco es que me dijiera que estaba de acuerdo, que estabamos haciendo bien, que correr era en ese caso mejor que luchar. Pero mientras viajabamos recorriendo la ruta 3 tampoco me dijo que queria volver. Practicamente no dijo nada durante todo el viaje, limitandose a mirar pensativa por la ventanilla.
- ¿te gusta el paisaje? - recuerdo que le pregunte, varias veces, como para hablar de algo y sacarla de su mutismo.
- No hay nada, ni siquiera vacas - me habia contestado cada vez, con ligeras variaciones.
- Espera a llegar mas al sur, es mucho mas lindo - le decia yo, hablandole de montañas y rios, de preciosos lagos, chocolates artesanales y excursiones a caballo, con la esperanza de generarle alguna una esperanza, alguna expectativa por el futuro cercano. Un futuro cercano del que, hay que decirlo, yo no tenia mucha idea. Solo sabia que en unos dias ibamos a llegar a Santiago de Chile. Ahora, sobre lo que ibamos a hacer en Chile, o sobre como pensaba yo empezar una nueva vida con ella, o incluso si la ibamos a empezar en Chile o en otro lugar, les admito que no tenia la menor idea. Tenia mucha plata en el bolsillo. La suficiente como para estar al menos dos años sin tener que emplearme. Supongo que esto me daba una peligrosa sensacion de seguridad. No hay nada como el capital para darle a uno la sensacion de que tiene tiempo. Uno nunca llega a pensar que esta por quedarse sin tiempo mientras tiene buen credito.


Agosto, nueva entrada - Aun llueve. Mientras llueva estoy protegido. Yo no salgo, "Ellos" no entran.

Llegamos a Viedma casi a las doce de la noche. Pese a que estabamos en Otoño, hacia bastante frio. Tal vez era por la falta de sueño, tal vez porque aun me sentia perseguido, pero Viedma me parecio, mas que nunca, una ciudad horrenda. Fuimos en taxi hasta un Hotel. Habia tenido la prevision de hacerme secretamente, el dia de la partida, con todos los documentos legales de Licha, por lo cual no tuve problemas en registrarnos como Padre e Hija. Estaba claro que mas temprano que tarde nos rastrearian por usar nuestros nombres, pero un hombre de casi cincuenta años no se registra en un cuarto con una nena de casi trece salvo que presente todos los documentos que acreditan que uno no es un degenerado o ella una ninfomana.
Esa noche, mientras Licha dormia tapada hasta la cabeza bajo un cementerio de frazadas, me puse a pensar por primera vez en el asunto de una forma tranquila. Tal vez era la distancia, pero por primera vez en meses me sentia tranquilo. ¿que era? Era la sensacion que debio tener el primer hombre que consiguio encerrarse en una cueva, como cuenta aquel cuento de Quiroga, luego de una eternidad de dormir al acecho de las fieras. Si, eso era. En los ultimos meses habia estado compartiendo el techo y el lecho con primero una pero luego dos completos desconocidos, dos extraños que eran calcos exactos de mi familia, que hacian los mismos gestos y usaban las mismas expresiones pero que eran meras cascaras, seres vacios por dentro o llenos de aire, estopa, acerrin o a lo sumo de inteligentes mecanismos de valvula o microchip. ¡Y habia pasado asi, durmiendo y comiendo con el enemigo, todo ese tiempo! Era un milagro que no me hubiese vuelto loco, pensaba. Un milagro que no me hubiese levantado una madrugada y agarrado el hacha o el martillo para salir en los diarios de la semana siguiente. Pero al final habia aguantado. Habia investigado todo lo posible, y si bien habia perdido a mi mujer y a mi hijo en la batalla, habia conseguido salvar (¡ay, eso pensaba!) a mi hija, que pensandolo bien era a la que mas queria en el mundo. Licha tenia un destino magico, diferente. Ella era unica, irrepetible, inimitable. Eso mismo, inimitable. ¿que por que no la habian reemplazado a ella? Pues porque no podian. La inteligencia, la viveza y la belleza de Licha eran totalmente sui generis. No era algo que se pudiese imitar, algo producible en serie, algo que pudiese piratear un grupo de improvisados o incluso de profesionales. Con ese feliz pensamiento y una sonrisa en la cara, me quede dormido. Era la primera vez en meses que dormia tan bien.
Amanecio siendo un dia esplendido y soleado. Las nubes que me parecio ver la noche anterior habian desaparecido como por arte de magia. Cuando abri los ojos vi que Licha ya estaba sentada en la cama, mirando el techo. Bajamos a desayunar algo en el comedor del hotel. Yo estaba de buen humor y tome un desayuno enorme, dos o tres tazas de cafe, varios panes con manteca, varias medialunas. Licha apenas mordiqueo un scon y tomo medio te de Frutilla.
- No tengo hambre - habia dicho. Vi tambien que estaba algo palida. Pensandolo bien, no habia comido nada desde la partida del dia anterior.
- ¿Seguro que no queres comer nada? - me cerciore. Ella volvio a decir que no, negando con la cabeza, y yo deje de insistir. Despues de todo, tal vez los nervios de la partida... ya comeria a bordo del tren, que no por nada tenia un esplendido vagon comedor.
Dejamos el hotel a las nueve de la mañana. Teniamos casi dos horas para abordar nuestro vagon cama en el tren patagonico.


Agosto, ¿10-12? - ¡Ha salido el sol, He tenido que salir!

Tengo que narrar ahora el horrible final de esta historia...
Ayer, cuando sali de mi hotel despues de varios dias, me parecio ver varios de ellos entre la gente... pero no, no estoy siendo sincero. ¿varios? ¡Quise decir todos! ¡todos y absolutamente todos eran clones! Practicamente volvi corriendo con mi bolsa de viveres, subi corriendo las escaleras y me encerre de un portazo. En el camino derribe a uno de ellos, una pretendida señora que simulaba pasear al perro. No tengo dudas de la señora, pero el perro tal vez era inocente. De cualquiera manera, sospecho que no tardaran en venir a buscarme. Tal vez mañana, tal vez hoy mismo. Quizas en estos instantes esten abajo, en la recepcion, preguntando por mi numero de pieza. Tengo que apresurarme...
Nos habiamos apeado en el anden del tren patagonico. Licha estaba esa mañana, como les habia dicho, algo gris y desganada. En vez de sus trenzas habituales, llevaba el pelo recogido en una coleta Ponytail. El buen humor con el que me habia levantado se habia ido evaporando gradual y rapidamente, como consumido por el sol y el viento del lugar. Me habia levantado con el conocido "sindrome vacacional" por el cual creemos dejar todos los problemas en casa, como si las obligaciones, deudas y enfermedades no pudiesen traspasar el circulo magico que delimitaba el conurbano bonaerense. En mi caso, creia que "ellos" nos habian perdido el rastro. Creia que Viedma estaba completamente libre de clones y elementos afines, y que entonces en Bariloche y en Chile todavia mas estariamos a salvo y libres, libres para volver a ser personas felices viviendo vidas normales. Habia pensado que podiamos vivir en Chile o en Uruguay. Conseguiria un trabajo por la tarde y por la mañana llevaria, todos los dias, a Licha al colegio. Si Margarita, la verdadera, no se las arreglaba para escapar y recuperar su lugar, la daria por perdida y me divorciaria de ese asqueroso clon impostor. Lamentablemente, todo eso fue un sueño momentaneo.
Deberia haber sospechado apenas tomamos el taxi en buenos aires. Fue todo demasiado facil. ¿Acaso no habiamos llegado con una facilidad casi pasmosa hasta Viedma? Parecia que no nos persiguiese nadie, como si "la agencia" y "Ellos" fuesen una mera maquinacion mia, producto de un lapsus de demencia temporal bastante prolongado. Por un momento, casi lo crei, y tal vez hubiera llamado a Buenos Aires para intentar hablar con Maggy, es decir, con la esperanza de que la verdadera levantase el tubo, pero para suerte o desgracia me habia desecho de los telefonos celulares para evitar no solo llamadas, sino tambien los conocidos rastreos satelitales. Ahora me doy cuenta de que, si habiamos llegado tan lejos, era porque "Ellos" lo habian permitido. En su infinita maldad, en su increible crueldad, me soltaron la soga como quien le afloja la correa al perro, sabiendolo a fin de cuentas bien sujeto a la columna o a la mano del amo. ¿Acaso querian demostrarme cuan amplio era su alcance? ¿querian que me diera cuenta lo largo que era su brazo, hasta que latitudes podia llegar su poder?
Todo se empezo a desmoronar en el anden. Yo andaba bastante nervioso. Habiamos llegado casi una hora antes de la llegada del tren. Queria que Licha apreciara la hermosa estacion del ferrocarril patagonico, que tanto me habia gustado en mis visitas anteriores. Cuando llegamos, estabamos practicamente nosotros solos, ademas de un grupo de variopintos viajeros a mochila. Licha me pregunto acerca de las enormes mochilas de 70 litros que cargaban, y confiado, la inste para que le preguntara directamente a los mochileros. Para mi sorpresa, se encamino hacia el grupo, que charlaba animadamente, y por unos minutos estuvo charlando con ellos. Satisfecho por la urbanidad de mi hija, yo la miraba de brazos cruzados, con evidente cara de aprobacion.
- ¿Y? - le pregunte, cuando volvio.
- Ellos tambien van a Bariloche - dijo Licha como toda explicacion y resumen.
Pero luego llego una pareja de ancianos, vestidos con ropa tipicamente pueblerina. Casi tuve un vuelco al corazon cuando los vi... ¡eran cascaras vacias, maniquies, horrendos automatas sin alma! Cuando el señor me saludo, haciendo una mueca entre mongolica y sencillamente retrasada, tuve que reprimir una arcada. Para mi sorpresa, Licha les devolvio el saludo. Furioso por su descuido, la zamarre por el hombro.
- ¡ay! - se quejo ella - ¿por que, que haces? - me grito.
- Vos sabes porque - le dije en un susurro. Pero practicamente no tuve tiempo de vigilar a los ancianos, porque ya entraba un trio de rubios hablando en lo que parecia ser Aleman o Polaco. Fue necesario un breve vistazo para constatar lo que mi corazon ya sabia: Clones. Lo que siguio a continuacion solo puede ser descrito como una de las mas magnificas procesiones del horror. En una verdadera calesita de maniquies, comenzaron a llegar, de uno en uno y de dos en dos, un ejercito de agentes. Bastaba verles las caras para saber que en ellos no habia nada natural. Tenian manos duras y rasposas como hechas de madera. Sus movimientos eran espasticos y carentes de toda gracia animal. Sus ojos eran simples huevos duros con aceitunas flotando entre ellos. Sus caras... ¡como describirlas! tenia la impresion de que alguien hubiese arrancado la piel, la carne y los musculos de verdaderas caras humanas y que, sin coserlas y sin volver a unir los mecanismos, las hubiesen vuelto a colocar sobre cuerpos de alambre y acero. La estacion se fue llenando mas y mas, y el clasico olor a plantas y campo se fue llenando por un increible y casi surreal olor a desinfectante barato. Ya lo habia olido antes, en mi casa, o me habia parecido olerlo. Ahora era patente. De algun modo asi es como olian las imitaciones baratas que nos acompañaban.
Yo estaba temblando, literalmente, de asco y rabia. Ademas, me urgia ir al baño, pero no podia dejar sola a Licha con esas abominaciones. Instintivamente la lleve a un rincon y la escude de la turba, que simulaba esperar el tren alegremente.
- ¿Te sentis bien papa? - recuerdo que me pregunto - Estas palido.
- Bien bien, estoy bien - balbucie.
Entonces la oimos. ¡Por fin! La bocina de la locomotora. Tome de la mano a Licha y con desicion me acerque al anden. No teniamos equipaje, no teniamos nada. Apenas parara, subiriamos directamente y nos encerrariamos en el vagon cama, lejos de "ellos". Lo sentia por Licha, pero no habia chances de ir al vagon comedor asi...
- Cuidado - dijo ella - Estamos muy al borde.
- No pasa nada, nena - le dije.
- Tengo miedo, vamos atras - me dijo, para mi sorpresa. Licha nunca me habia manifestado tener miedo de nada. Era una chica valiente y curiosa, una perfecta Alicia en el sentido Dogsoniano del termino. Esto lo pienso y lo digo ahora, a la distancia, de donde me es patente lo que en aquel momento, de algun modo, se me paso por alto. Porque en ese momento estaba concentrado en la llegada del tren. Con la mirada fija en la locomotora que segundo a segundo crecia ante mis ojos, me concentraba en controlar su avance, como hipnotizado, mientras me aseguraba de tener a Licha bien sujeta por la mano. Sentia los pies maravillosamente plantados en el suelo, y cuando mi hija me advirtio que estabamos casi sobre la linea amarilla de seguridad, desestime el comentario. El tren llego poco a poco a la estacion. Empezo a frenar. Freno. Se detuvo. Habia estacionado. Una de las puertas habia quedado exactamente frente a nosotros. A nuestras espaldas, las hordas de impostores simulaban ir a buscar los bolsos. Se llamaban entre ellos con voces chillonas y de fingida alegria.
Cuando se abrio la puerta, un simpatico guardia de mediana edad nos observo y, satisfecho con el cuadro de padre e hija viajeros, nos tendio la mano solicitando los boletos. Se los extendi y con pericia los troquelo luego de un breve vistazo.
- Suban - me dijo.
- Vamos Licha - le dije, y me volvi para mirarla... y entonces me di cuenta. Parada a mi lado, sujeta de mi mano, tenia a una muñeca. Una preciosa muñeca rubia de tamaño real. Tenia un vestido verde manzana y unas botitas lindisimas de simil cuero. Vestia identico a como andaba Licha la mañana que salio conmigo a "la escuela". El peinado era sobre todo llamativo: Trenzas a lo Dorothy Gale. Exacta. La muñeca era una copia exacta de mi Licha. Las mismas mejillas, los mismos ojos azul arandano, tan azules como la porcelana china. Instintivamente le solte la mano. Todo lo que me rodeaba se habia desvanecido. Note que el guarda me observaba, curioso. Pero no podia evitarlo. Boquiabierto, sintiendo que caia por un oscuro pozo, miraba a la muñeca como un idiota o un poseso.
- ¿subimos, papa? - dijo ella. ¡La voz tambien era identica! Pero no me engañaba. Era un truco. Detras, muy por detras del gorgojeo de la falsa Alicia, yo percibia los mecanismos de relojeria. No iban a engañarme, ¡no me engañarian de ningun modo!
- ¿señor? - dijo el guarda. Ya libre de la garra del pequeño androide, retrocedi dos pasos.
"¿¡Donde!? ¿¡Donde esta mi hija!?" El grito llenaba todo mi cuerpo, pero no llegue a lanzarlo. El estallido era todo lo que ellos esperaban para derribarme. Tenia que ser mas rapido, mas inteligente que ellos. Di un par de pasos hacia atras, fingiendo haber olvidado algo y, en cuanto tuve unos metros libres por delante, eche a correr con todas mis fuerzas. Detras mio sonaban los gritos del guardia, entre sorprendidos y enfadados, y tambien los gritos desesperados del pequeño maniqui pidiendome que vuelva. Corri y segui corriendo hasta que deje de escuchar las voces. Mire hacia atras: Nadie. Estaba solo. ¿Que otra cosa podia hacer?


2011. Invierno. - "Los Dioses ciegan a quienes quieren perder" (¿donde fue que lo lei?)

Tengo que retomar este texto. Retomarlo donde lo interrumpi anteriormente. Es necesario, ¡es necesario! Mis sospechas, que seguro tambien son las suyas, se terminaron confirmando. Ellos me encontraron. Lograron atraparme. Me redujeron. Intentaron convencerme de que Ellos no eran Ellos, de que eran los de antes. Por supuesto que no lo lograron, y entonces me engañaron y me drogaron, y luego me metieron en algun hospitalucho inmundo. Intentaron que deje de ser yo, convenciendome de que estaba enfermo, de que no estaba bien.
No se preocupen: Sigo siendo yo, al menos por ahora. Este texto es la prueba de ello, de que aun soy Edgardo Meza Diaz. Me escape del loquero en donde quisieron enterrarme. No se cuanto tiempo estuve ahi exactamente, y no se cuanto tiempo voy a lograr escabullirme aqui afuera. Porque, sepanlo, aqui afuera esta mucho peor que adentro... esta peor que nunca. Ellos se han vuelto mas poderosos que nunca. La ciudad, el pais, y hasta sospecho que el mundo, esta lleno de Ellos, de los maniquies, de los duplicados. Pero... de vuelta se los digo: no se preocupen. Ellos, por muchos que sean, no podran conmigo. No importa cuantos sean. No importa incluso si yo soy el unico "Unico" de del pais o del planeta tierra, no importa si solo yo soy "Yo". Se perfectamente que soy Unico.
- No estas bien, Edgardo, no estas nada bien - me habia dicho Maggy muchas veces. No importaba cuantas veces lo repitiera, pues yo sabia que era la voz de una impostora. Y cuando me internaron, ¿se imaginan ustedes que iba a creerle a los robots de la clinica? ¿que me importaba a mi si esos clones usaban batas o tenian supuestos doctorados? ¡lo que yo necesitaba era un ser humano, uno verdadero, un par! Mi feroz resitencia a las practicas de la clinica terminaban siempre con varias luxaduras para mi (los enfermeros son una raza evolucionada de gorilas) y a veces con algun raspon o un ojo morado para ellos (lamentablemente no pude hacerles mas).
Una vez adentro, me lo habian repetido hasta el cansancio: No estas bien, no estas bien, estas enfermo. ¿ustedes tambien lo piensan, que no estoy bien? Por supuesto que no, ¿cierto? Un "medico" (comillas con maxima malicia), el dr Saisos, me lo habia intendado explicar una vez. Yo estaba bastante drogado, por lo cual pienso que la explicacion era mas bien una tomada de pelo o un intento de Saisos por evadirse de alguna otra tarea en la clinica. Me habia balbuceado algo de Esquizofrenia,  dijo que pese a que yo podia reconocer las caras de forma consciente, no podia sin embargo generar la adecuada respesta emocional automatica. ¡ja! ¡como si fuese posible disociar el sentimiento inconfundible que me evocaba ver los bucles dorados de Licha! ¡como si fuese posible que yo mirara los ojos de Maggy sin sentir el amor de siempre! ¡Puras estupideces! O aun peor, puras excusas e inventos de Ellos, o mas bien deberia decir de "Ello".

Entrada sin fecha (Nota del redactor)

Si, "Ello". En singular. ¿notaron el cambio? Despues de todo, la internacion no fue del todo inutil. Esos dias de meditacion forzada me sirvieron para darme cuenta de algo muy importante: Mi teoria de la organizacion era infantil y falsa. Pues, ¿que organizacion real o posible tendria los medios casi sobrenaturales que necesitaria para llevar a cabo las operaciones que yo experimentaba?
Anteriormente les habia dicho que sospechaba de extraterrestres, ¿cierto, lo habia hecho? No lo recuerdo con claridad. Supongamos que si, que lo hice. Supongo que la organizacion era demasiado perfecta, demasiado amplia y perfida como para tratarse de una simple asociacion de seres humanos. Si uno lo piensa bien, se da cuenta de que los seres humanos, por mas organizacion que armen, no podrian tener ni los medios ni las motivaciones para ir reemplazando, uno a uno, a los miembros de mi familia primero y luego a las personas de la manzana, del barrio, del pais entero quizas. ¿Como podrian hacerlo sin que nadie lo note? Es decir, nadie mas que yo. Porque una cosa es desaparecer a Paul Mccartney (antes me parecia ridiculo, ahora no me quedan dudas de que Paul fue solo una prueba) que reemplazar a una familia o a un barrio entero... A veces me pregunto si yo mismo no habre sido ya reemplazado, si el que escribe esto no es mas que un clon que ejecuta a la perfeccion su papel de rebelde disconforme... pero no, son fantasias, puras elucubraciones que me permiten reirme un poco, porque si no...
Extraterrestres. Esa fue mi primera idea. ¿es coherente, no? Ellos tendrian la tecnologia para generar los clones. Primero habran tomado muestras, con algunas sondas extrañas o con insectos espia, y luego generado los clones, de diez en diez o de cien en cien, dependiendo de la infraestructura, y luego efectuado el reemplazo. ¿los originales? Bueno, ahora no me quedan dudas. Si fueron Extraterrestres, entonces los originales estan muertos. Habran sido carbonizados al instante por algun rayo de protones o bien usaron los cuerpos para experimentos, para comerselos o quien sabe para que. Una invasion solapada, no reconocida por los invadidos. ¿no seria la forma mas inteligente, segura y barata de llevar a cabo una guerra? Solo necesitarian tener la paciencia, ¿y quien sabe cuan pacientes podrian ser seres evolucionados de otro mundo? Supongo que habran empezado por nuestros lideres, por los millonarios, los lideres militares, politicos y religiosos, por los dueños de los bancos y, en fin, por la cupula. Con esto se aseguraban de un plumazo el exito del resto de la operacion. Luego era cuestion de ir liberando pequeñas zonas para irlas reemplazando succesivamente. Hacer que los medios miren para otro lado (y hay tantos lados para mirar hoy en dia) y listo. Eso seria todo. Adios raza humana, adios. Coser y Cantar.


Entrada sin fecha (Nota del redactor)

Pero no se preocupen, ustedes, que leen esto. Hablando en serio, no creo que sean extraterrestres. Es cierto que la teoria es bastante plausible, y hasta me parece haberla escuchado ya por algun lado, aquello de que los lideres del mundo son alienigenas disfrazados. Para suerte o desgracia, la verdad es otra...
Se puede llegar a ella si se piensa lo siguiente: los clones eran todos aborreciblemente parecidos. Y no digo parecidos fisicamente, o parecidos de alguna forma intelectual o conductiva, no. Digo espiritualmente parecidos. Esto puedo decirlo con total certidumbre. Lo malo para ustedes es que no tengo una forma mejor de explicarlo. Tendrian, como yo, que haber estado en presencia de esas lombrices humanoides, de esos solenoides revestidos de carne y grasa para comprender lo que quiero decirles. Si aun queda algun otro ser humano alla afuera, a estas alturas comprendera perfectamente lo que quiero decir. Asi que, si no lo entienden, es prueba cabal de que, digan lo que digan, ustedes ya no son ustedes. Asi es: han sido reemplazados por "Ello", porque ahora se que no se trata ni de una agencia conspirativa ni de una invasion extraterrestre. Ahora se que es otra cosa, algo mas, algo inexpresable...
Puedo decirles que es una entidad y solamente una. Es unica, o unico, si es que tiene genero. No creo que lo tenga, por eso creo que "Ello" es la mejor manera de referirlo. Y se tambien que, de alguna manera, sustituye a las personas por sus replicas. De alguna manera, es ello lo que uno siente al percibir a esos clones... ¿y como es esa sensacion? Es una sensacion horrible, de nulidad, de decepcion, de infinita repugnancia... ¿como explicarlo? Imaginen la expectativa de acariciar una calida mano o el lomo peludo de un conejo y encontrarse con la fria y rugosa piel de un sapo. Bueno, algo asi, pero con arcadas, punzadas y escalofrios.
Tambien puedo contarles algo mas. Es dificil de creer ahora, que el planeta entero es un mero succedaneo de lo que fue pero, incluso aunque no lo crean, estoy convencido de que el epicentro, de que el vortice por el cual ello entro a nuestro mundo fue mi casa. Ese fue el comienzo, el comienzo de todo. No puedo explicar como, ni puedo explicar por que. Solamente estoy seguro de ello, y con eso me basta.

                                                                     >--------- ---- ---------<

Fin del Diario de Edgardo M.D

Nota final del redactor o "copista" de este diario, señor Sebastian Papotto

Querido lector, hasta aqui el diario de Edgardo. Como comente en la nota introductoria, practicamente he transliterado, letra por letra, las anotaciones del autor original del texto, haciendo algunas salvedades las cuales no afectan el sentido general e incluyendo aqui y halla alguna correccion necesaria para la correcta comprensión del texto, fundamentalmente a lo que hace a los separadores sin fecha. No obstante, estos agregados mios estan siempre aclarados con el correspondiente aviso de "Nota del Narrador" o NDR. 
Si siguieron el diario con la misma atencion que yo lo segui, se habran dado cuenta de que hay un evidente vacio temporal entre la entrada del 10-12 de Agosto de 2009 y la entrada de fechada como "Invierno 2011". Casi un año y medio de la vida de Edgardo y su familia son puestas entre parentesis, si bien el autor nos cuenta, a su peculiar modo, lo que succedio en el interin. 
Antes de seguir, me gustaria aclarar un asunto que, aunque considero evidente, tal vez no sea para los demas tan obvio como lo seria para mi, si fuese el lector y no el autor o el copista de este texto. Y esta aclaracion consta del sencillo hecho de que, como imaginaran, sustitui los apellidos originales por otros de mi invencion. Los nombres propios, por el contrario, son los originales usados por Edgardo. No obstante, las modificaciones son siempre sutiles, Nabokovianas, por decirlo de algun modo. Asi, por ejemplo, el apellido de Edgardo es realmente doble y realmente hispanico, y el apellido de soltera de Margarita es efectivamente un apellido Polaco que comienza con la W. Esta es la unica modificacion que realice en el texto, y fue con el motivo de proteger las identidades de los implicados, que aun estan, espero, vivitos y coleando.
Quiero comentarles que personalmente me fascino esta historia. Luego de leerla y releerla unas cuantas veces no pude evitar preguntarme sobre su veracidad. Lo mismo me paso, por ejemplo, cuando lei de chico sobre las aventuras de Carlos Castaneda en el norte de Mexico. Por suerte para mi, la historia de Edgardo ocurrio en su mayor parte en Buenos Aires, y el mismo da suficientes pistas para que uno haga al menos el somero intento de rastrearlo.
Dado que yo tenia los nombres y apellidos originales, me tome el trabajo de dar con los protagonistas y, si bien no pude hallar a Edgardo (por razones que sabran en breve) si pude tener cortas y someras entrevistas con dos miembros de su familia, su esposa Margarita y su hija Alicia. Querria usar este ultimo espacio para contarles, si les parece, lo que succedio en ese "lapsus" anteriormente mencionado. 
Alicia (ella dice ser la verdadera y la unica) me comento que ese dia, luego de dejarla, con solo trece años, sola en el anden del tren patagonico, Edgardo desaparecio sin dejar rastro. Luego de una llamada de la policia de Viedma, Margarita W. viajo a Viedma inmediatamente para llevarse a Alicia a Buenos Aires, y coloco una denuncia contra su marido. Un rastreo de sus ultimos movimientos por la policia le dio a la familia la pista de que, finalmente, Edgardo podia haber volado a Chile desde el vuelo que tenia comprado en Bariloche. Se sabe a ciencia cierta que no abordo el tren, pero nada le habria impedido abordar un micro el mismo dia de los incidentes.
Luego de aquel dia, Edgardo estuvo desaparecido varios meses.
Cual seria la sorpresa de Margarita y sus hijos cuando, haciendolo en Chile o al menos en el sur del pais, recibieron un dia una llamada de la comisaria 16 de la policia de la ciudad, solicitandoles que fuesen a reconocer a un tal Edgardo Meza Diaz, domiciliado en su direccion. Luego del reconocimiento (Edgardo habia sido apresado en una pelea en una sordida zona de bares en Constitucion) se enteraron que jamas habia viajado a Chile y que, de hecho, habia vuelto a Buenos Aires casi inmediatamente despues de haber abandonado a Alicia en el anden de la estacion de trenes. Una vez llegado a Buenos Aires, habia alquilado diferentes piezas en los barrios portuarios de la capital. No es muy claro que hizo o dejo de hacer en esos dos meses. Tanto Alicia como Margarita me comentaron que entre las pertenencias no encontraron ningun escrito o cuaderno, cosa que me decepciono bastante pues creia que Edgardo habria escrito muchas mas cronicas ademas de las que yo habia encontrado. 
Dado el estado en que "Eddy" (asi lo llaman ellas) se encontraba, y consultando a un psiquiatra de la policia, decidieron que lo mejor era internarlo en un hospital psiquiatrico o clinica afin, pues claramente sufria algun tipo de trastorno esquizoide. Un dato curioso es que, luego de buscar y rebuscar concienzudamente entre las listas de profesionales que prestaban servicios, no encontre a ningun doctor Saisos, por lo cual sospecho que Edgardo confundio el nombre del doctor con un apodo o uso el mismo un apodo para burlarse del medico. 
Lamentablemente para el, para su familia y tambien para mi, Edgardo solo duro dos meses en tratamiento, escapando de una manera no del todo aclarada al poco tiempo de iniciarse la novena semana de tratamiento. Todas las notas posteriores a la nota del 10-12 de Agosto son entonces notas "post internacion". Es interesante que, cuando vi el fin abrupto del diario, antes de entrevistarme con Margarita y Alicia, y suponiendo que el texto era real, yo creia sin dudas que Edgardo habia sido recapturado y reingresado en un hospital, de ahi que, en el fondo, mi investigacion de su historia fuera un intento por dar con el.
Desde su escape de la clinica, nadie, ni su familia ni sus amigos, volvio a tener noticias de suyas. Dado que no poseia, como la vez anterior, un capital para mantenerse, lo mas seguro es que no haya podido alejarse mucho de Buenos Aires, y que seguramente siga en la ciudad. No esta declarado muerto, y por ahora no hay razones para creer que lo esta. Tampoco hay sospechas para creer que ha caido preso, pues su familia revisa las listas de comisarias y hospitales cada mes.  

Como nota de color final, hago una breve descripcion de las entrevistadas, comparandolas con las vivas descripciones que hizo Edgardo en su diario. Al momento de la entrevista, Margarita era una mujer de unos cincuentaytantos años. Sus rasgos fisicos, poesia aparte, coinciden bastante bien con los que se describen en el texto. Despues de hablar un buen rato con ella, debo confesar que no note nada raro o "inhumano" ni en su trato ni en sus palabras. Era una tipica porteña de mediana edad. 
Alicia tenia al momento de la entrevista unos veinte o veintiun años. Era una chica muy rubia y muy flaca, con un pelo exageradamente largo. Por fuera de eso, y de los ojos azules que Edgardo describia fielmente en el diario, no habia en ella nada peculiar. No me parecio, al igual que su madre, un ser extraño o malefico, asi como tampoco me parecio poseer una inteligencia por encima de la media.
Daniel, el hijo mayor de Edgardo, ahora tambien gradudado en Telecomunicaciones, se nego a ser entrevistado.